Nosotros y terceros, como proveedores de servicios, utilizamos cookies y tecnologías similares (en adelante “cookies”) para proporcionar y proteger nuestros servicios, para comprender y mejorar su rendimiento y para publicar anuncios relevantes. Para más información, puede consultar nuestra Política de Cookies. Seleccione “Aceptar cookies” para dar su consentimiento o seleccione las cookies que desea autorizar. Puede cambiar las opciones de las cookies y retirar su consentimiento en cualquier momento desde nuestro sitio web.
Cookies autorizadas:
Más detalles
Disfruta de nuestro programa de puntos y ahorra en tus futuras compras
Cómo funciona nuestro programa de puntos:

- 1 € gastado equivale a 1 punto (del importe sin IVA).
- No hay compra mínima para obtener puntos.
- 1 punto canjeado equivale a 0,03 € de descuento (del importe sin IVA).
- No hay límite de puntos para canjear en una compra.
-
Para formar parte y ser usuario del programa de puntos se debe de estar suscrito.
 
18/11/2022

El aceite de jojoba para un pelo hidratado y brillante.

El aceite de jojoba es originario del sur de Estados Unidos, del desierto de Sonora y del norte de México. Pero se pensaba que era originario de China por su nombre científico (Simmondsia Chinensis) a causa de un error geográfico.

A pesar de ser llamado aceite, en realidad es una cera líquida que se solidifica a bajas temperaturas. Y el hecho principal es que carece de glicerina, lo cual es una rareza en los aceites.

Fue reconocido y utilizado por los Aztecas durante cientos de años debido a sus propiedades “mágicas”. Entre los usos más característicos de la época destaca como restaurador, acondicionador del cabello e incluso como protector frente a las radiaciones solares del desierto.

El aceite de jojoba es uno de los principales aliados de un pelo brillante y sedoso, especialmente recomendado para el pelo dañado, seco o sin brillo. Es muy habitual encontrarlo en champús, acondicionadores y mascarillas, ya que proporciona hidratación de manera natural. Aunque también, el propio extracto puro se puede aplicar directamente sobre el cabello.

Una de sus características y la razón de su éxito cosmético es su fácil absorción, pues es muy compatible con la piel y similar a las ceras que se encuentran en el sebo humano.

Al igual que ocurre con las pieles grasas, el aceite de jojoba también es muy eficaz para tratar el exceso de sebo en el cuero cabelludo. Al regular el pH natural, este aceite lo limpia en profundidad. Por este motivo, es ideal para remover los restos de sebo que obstruyen los folículos pilosos. Gracias a sus ácidos grasos esenciales, le proporciona un extra de nutrientes al pelo, aumentando su fuerza y aportando brillo natural.

También, es ideal para aquellos que sufren de caspa o dermatitis seborreica, puesto que sus propiedades antibacterianas y antimicóticas, hacen que sea altamente recomendado para tratar infecciones de la piel. Además, evita la caída excesiva del cabello y la aparición de zonas despobladas.

Te recomendamos combinarlo con nuestro aceite de cáñamo para tratar en profundidad la mejora y restauración de tu cabello.
 

La cosmética natural más antigua que conocemos.

Los aceites vegetales siempre han sido un bien muy preciado a lo largo de la historia. Sus múltiples usos como remedios de afecciones de la piel han estado fuertemente presentes en diferentes culturas y épocas de nuestra historia.

El aceite de Argán para prevenir los talones agrietados.

El verano nos trae cosas fantásticas, sol, playa, relax, ropa fresca y sandalias, pero nuestros pies necesitan más cuidados para evitar los incómodos talones agrietados.

Los aceites de Argán y de Comino Negro para prevenir y tratar las rozaduras

El verano, no solo es sol, playa y bronceado, sino que también es sinónimo de sudor y piel irritada.